Participación en la procesión extraordinaria de la Virgen del Amor Hermoso (Sevilla))

346

El pasado 18 de octubre, una representación del grupo parroquial viajó hasta Sevilla para acompañar a los compañeros del colegio de las Hijas de Jesús, Juan Nepomuceno Rojas, que celebraba su 50 aniversario. Como acto principal de esta efeméride, se celebró en la parroquia de La Concepción Inmaculada, del barrio de Nervión, una solemne eucaristía, con la presencia de la Virgen del Amor Hermoso, que recibe culto en la capilla del colegio.

A las 18:30 partía el cortejo procesional desde el colegio; alumnos del colegio precedía el paso con la imagen de la Virgen del Amor Hermoso, y entre ellos una representación nuestra portando el banderín de la Inmaculada. También compartimos representación con la Hermandad de la Sed, que tiene su sede canónica en la citada parroquia de la Concepción Inmaculada. Tras un breve recorrido por las calles del barrio, poco antes de las 20:00 hrs. hacía entrada el paso con la venerada imagen en la parroquia, que presentaba un ambiente festivo, lleno de la algarabía de los alumnos más pequeños que recibieron a su Virgen con una fuerte ovación, mientras la banda juvenil de las Cigarreras acompasó la maniobra con sus notas.

La solemne Eucaristía estuvo llena de detalles emotivos y contó con la participación del coro colegial, que dio muestra de una gran calidad musical. En el momento del ofertorio, se hizo entrega de un ramo de flores por parte de nuestra representación, que posteriormente se colocó en el paso procesional, a los pies de la Virgen del Amor Hermoso. En la ceremonia también hubo una representación de la comunidad de las Hijas de Jesús de Málaga, con la superiora Lola Giménez al frente.

Al finalizar la misa, de nuevo se formó el cortejo para realizar la jubilosa procesión de vuelta al colegio, en la que también participamos, compartiendo bellos momentos con los compañeros del colegio sevillano y con las Hijas de Jesús allí presentes, rememorando entre parada y parada, momentos de nuestra procesión del pasado Viernes de Dolores. Entre numeroso público se llegó a la entrada del colegio, donde el paso de la Virgen hizo un giro completo para despedirse del barrio y entrar al centro educativo solo acompañado de alumnos y participantes en la procesión. Una vez allí, los jóvenes costaleros que cargaban el paso dedicaron una íntima oración a la Virgen del Amor Hermoso una vez que dejaron las trabajaderas por última vez en esa noche tan especial.

Sirvan estas líneas para agradecer a nuestros anfitriones el cálido trato recibido, y queda pendiente realizar un encuentro cofrade entre los colegios jesuitinos, como comentamos en el momento de la despedida.